… no puedo ni quiero retractarme, porque no es seguro ni aconsejable hacer algo contra la conciencia. Aquí estoy, no puedo proceder de otra manera. ¡Qué Dios me ayude! Amén.

Martín Lutero, Discurso a la Dieta de Worms, 16 de abril de 1521.