C.M.C. escribe en una hoja en blanco de mi agenda: En el primer artículo que por iniciativa mía publique, hablaré de Juan Fco. Pont Clemente, tildándolo de “joven universitario de espíritu renovador, aunque algo ingenuo”.