Ferragosto en Madrid, pocos días después de volver de Oxford, tras un breve paso por Comarruga. La irresistible atracción de M.I.G. Le regalo un bolígrafo Parker para su santo y paseamos por el Retiro. El calor de Madrid es seco. Los sólo rozados labios de M., no.