Piotr Kropotkin: “No dejéis que nadie nos diga que nosotros, un pequeño grupo, somos demasiado débiles para alcanzar el magnífico objetivo por el que luchamos”.