Me llama Virgilio Godoy desde Managua para pedirme una copia de la crónica del discurso de Bayardo Arce, publicada en julio de 1984 en La Vanguardia.