Me escribes en la página inicial de “El hobbit anotado” de J.R.R. Tolkien:

El tiempo tiene dos dimensiones:

la longitud, que se mide con el sol

y la intensidad, que se mide con las pasiones.

El espacio puede, incluso, ser circunstancial.