Durante la cena, en el barrio de Catedral, conozco a María Isabel Las Heras Rufat, quien, emocionadamente, se presenta como una hija del Winnipeg. Yo también me emociono.