Me escribe un buen amigo, que conoce bien los entresijos de la Universidad de Barcelona: me han encantado las imágenes que he visto en la web de la “rotllana” de Sant Jordi, en el IL3. Eres grande, muy grande.

Le agradezco el mensaje y no puedo evitar añadir: En cualquier caso mis enemigos quieren hacer público ya el viernes que habrá cambio de DG el 1 de septiembre, no querían darme poderes, ni remitirme el proyecto de escritura. El rector [Màrius Rubiralta] se ha impuesto, parcialmente, pero le tienen prisionero. Es muy triste para nuestra Universidad. Por lo que a mí respecta, una buena parte de mí se siente ya fuera del alma mater y, otra, más pequeña, llora con una cierta rabia. El proyecto de enanizar -agh, vaya palabro- el IL3 prospera, nada de másters ni de postgrados, sólo cursillos, nada de másters oficiales, ni siquiera virtuales. Resulta difícil que a Ramon [Alemany] le acabe interesando hacer de killer y gestionar la Escola d’Idiomes Moderns y los Estudios Hispánicos, que fueron añadidos al IL3 la noche del 20 de febrero de 2007, sin previo aviso, ni posterior explicación.