A las 18:00 horas, en el Palacio de Congresos de la Ciudad de Valencia, mi ponencia en el  XXVIII Congreso de la Asociación Española de Asesores Fiscales: Los efectos del tiempo sobre los elementos cuantificadores de la deuda tributaria; las bases negativas y las deducciones de la cuota procedentes de ejercicios prescritos.

Una lectura superficial de los artículos 70.3 y 106.4 de la Ley General Tributaria puede conducir a la convicción de que determinados elementos cuantificadores de la deuda tributaria procedentes de ejercicios sobre los cuales ha prescrito la potestad administrativa de comprobación, como las llamadas impropiamente bases imponibles negativas o las deducciones de la cuota no aplicadas, pueden ser objeto de revisión indiscriminada y sin limitaciones. En este trabajo ensayo una interpretación alternativa que parte de la ubicación sistemática de ambos preceptos en la LGT para concluir que sólo cuando una ley tributaria sustantiva lo prevea cabe admitir que se enerven los efectos de las liquidaciones tributarias ya firmes, dado que tales efectos no se circunscriben a la determinación histórica de la cuota, sino que comprenden el conjunto de circunstancias que conducen a ella. En particular, sostengo que, en el Derecho vigente, no resulta admisible que, en el Impuesto sobre Sociedades, la Hacienda Pública niegue la posibilidad de aplicar los saldos pendientes de aplicación de deducciones de la cuota que han quedado confirmadas por liquidaciones tributarias expresas o tácitas anteriores. Niego también que puedan revisarse las llamadas “bases imponibles negativas” que hayan sido objeto de una liquidación tributaria expresa.