El ser humano es completamente distinto si ha viajado o si no lo ha hecho. Viajar te hace inmune al nacionalismo y al chauvinismo y te convierte en un militante de la paz.