Bilbao, 4-06-2011 El Gran Comendador Joan-Francesc Pont entregó de forma solemne al Gran Maestre Jordi Farrerons los textos francés y castellano de la Declaración de Barcelona de los Altos Grados Escoceses durante la sesión de clausura de la Asamblea General de la Gran Logia Simbólica Española.  
 
Junto a la Declaración se hallaba el documento de síntesis de los trabajos realizados en Barcelona y auspiciados por el Supremo Consejo Masónico de España entre el 5 y el 8 de mayo de 2011. El momento ha sido cuidadosamente elegido para que, en el marco de la actividad anual más importante de la GLSE, el Gran Maestre sea la primera persona en recibir oficialmente el mensaje de compromiso con las libertades y contra las tiranías elaborado por 17 jurisdicciones del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, un mensaje que en su versión completa bilingüe de 40 páginas se hará público a partir del miércoles, 8 de junio de 2011.
El Gran Maestre ha recibido también la medalla conmemorativa y el libro de historia del Bicentenario del Supremo Consejo, como símbolos del cumplimiento del deber asumido internacionalmente por los Altos Grados Escoceses:
Las jurisdicciones signatarias, conforme a sus  usos y costumbres, se comprometen a contribuir al cumplimiento de los objetivos descritos en el texto de la Declaración de Barcelona  en el seno de sus propios órganos, en las relaciones de cooperación entre ellas  y con las demás jurisdicciones que deseen unirse, en el diálogo con las potencias masónicas simbólicas y en cualquier otra oportunidad de acción que  pueda resultar conveniente para hacer avanzar las causas justas a las que se ha hecho referencia y que, en resumen, cabe calificar de respuestas razonables y necesarias ante el cambio”.
El Supremo Consejo, un laboratorio de ideas en equilibrio permanente entre el rito y la república, entre la preservación de la tradición basada en las alegorías de la cultura masónica y el combate por el progreso de la humanidad, se dirige, prioritariamente, al resto de los Francmasones de la Gran Logia Simbólica Española, para compartir la preocupación por la extensión universal de la democracia y por la mejora de la calidad de la misma y para urgir a gobiernos, parlamentos y otros operadores políticos a escuchar, interpretar y responder los interrogantes nacidos de la sociedad civil en tiempos de crisis, incluidos los de las personas que han manifestado públicamente su indignación.
La presencia del Gran Comendador, acompañado del Gran Orador, Joan Ramon Rodoreda, y de una delegación del Consejo de Gobierno, ha ratificado la unidad de pensamiento y de acción entre la Gran Logia y el Supremo Consejo, ha puesto de manifiesto la asunción del reto compartido de administrar el atractivo creciente de la Francmasonería racionalista en España  y ha destacado la importancia de que la Orden responda a las interpelaciones que recibe de los más variados sectores de la sociedad para incrementar su visibilidad y para ejercer más fielmente su papel de centro de  unión.
Procedente del blog “El masón aprendiz”