Sede francesa principal del Derecho Humano. Cuarta reunión y última del trabajo del curso 2010-11 del laboratorio de ideas COMALACE, que pretende vertebrar una contribución de la masonería adogmática y liberal a la construcción europea. El tema: ¿Qué proposiciones puede realizar la Franc-masonería para responder a las aspiraciones de la juventud? COMALACE, sostenido por 14 obediencias masónicas, reúne a personas individuales que combinan su pertenencia a la orden con su militancia ciudadana activa. El resultado de sus trabajos –realizados de una forma libre y muy abierta- se articula en un documento de síntesis, que es sometido a la ratificación de los órganos de gobierno de las obediencias masónicas involucradas, difundido entre los talleres para dinamizar sus propias consideraciones y presentado ante las autoridades de la Unión Europea. COMALACE, desde su nacimiento en 2007, ha contado con el compromiso de la Gran Logia Simbólica Española, representada por mí durante todo este período inicial.

COMALACE constituye una experiencia antiburocrática con pocos precedentes, pues no sólo no se halla constreñida por las rigideces diplomáticas  habituales, sino que ha generado tal grado de cohesión entre sus miembros que, incluso cuando pierden el carácter de representantes oficiales de su Obediencia, suelen mantenerse ligados a la dinámica del grupo, en cuanto éste es y desea continuar siendo un think tank, ni más ni menos.

La sesión del 2 de julio de 2011 ha sido particularmente intensa y controvertida, para permitir la aprobación del documento de síntesis 2011, el cual servirá como eje central de la reunión informal con la Comisión Europea, área de juventud, educación y cultura, prevista para el 12 de julio próximo.