La carrera del presidente de la Generalitat valenciana ha terminado por unos trajes. Camps ha asegurado que deja la presidencia de la Comunidad como un “sacrificio personal” y “con dignidad”. Asimismo, defiende su inocencia y afirma que con esta decisión se siente “liberado para ir a juicio”. Por el momento, asume las riendas del Gobierno valenciano la vicepresidenta Paula Sánchez de León