Jordi Vaquer ya no sorprende por la claridad y brillantez de sus comentarios sobre relaciones internacionales en EL PAÍS, porque ya esperamos que sus artículos nos gusten y mucho. Esto vuelve a ocurrir hoy con “El nuevo papel de los ejércitos” donde aboga sin complejos por configurar una política de seguridad para la ciudadanía, basada, principalmente, en la policía, bien equipada y entrenada, concebida como un servicio público o, en sus propias palabras, al servicio de las personas.