Edgar Morin: “Los indignados denuncian; no pueden enunciar”. Pero no es menos cierto que la síntesis razonada de tantos motivos para la indignación, de la que se mueve en el ámbito de la revolución como en el Norte de África y en Oriente Medio, en de la antipolítica o en el de la política,  constituye el índice de las preguntas que la Política debería ser capaz de empezar a responder.