Cuando el Gobierno suprime de la asignatura de ciudadanía el respeto por la libre opción sexual y los obispos católicos anatematizan la homosexualidad, mucha gente se siente herida. Con razón.