Oriol Domingo dedica dos columnas de su habitual sección dominical de religión a un libro de Daniel Arasa de reciente aparición: Drets humans i religió a Catalunya, editado por Pagès. Lo encargo. Según Domingo, Arasa sostiene que se da un acoso moral contra los cristianos en Occidente. Pospongo cualquier juicio hasta la lectura del libro. En su presentación, Miquel Roca Junyent ha advertido de que el trabajo de Arasa será objeto de críticas sectarias. Vuelvo a guardar silencio.

Mientras tanto, no puedo evitar recordar a todos los librepensadores, herejes, discrepantes, incrédulos o meramente despistados que desde Constantino hasta Franco perdieron vidas y haciendas por la persecución sangrienta de la Iglesia de Roma.