http://elpais.com/elpais/2012/08/15/opinion/1345056679_111201.html

 

La excesiva frialdad del observador lejano, pero la notable capacidad de meter el dedo en la llaga.