No es lo mismo “la solución jurídica” que “la solución” de un conflicto. En realidad, probablemente, tampoco exista “la solución”, sino “una solución”. Las soluciones transitan por la conciliación de los intereses.