Reivindico, con Bertrand Delanoē, ‘el derecho a la pasión y el arrebato’, un freno al ‘deseo de saber todo de todos’, la preservación de un espacio para la intimidad e incluso para el secreto.

Anuncis