“Las victorias históricas del catalanismo han respondido a la estrategia del ‘mínimo común denominador’. Y al revés, cuando la operación de restar se ha puesto en marcha, Catalunya lo ha perdido todo”

(La Vanguardia, 1 de mayo de 2014, página 11)