Cada vez que oigo la habanera de la Carmen de Bizet no puedo por menos que recuperar el conocimiento del alma humana impregnado en la contradicción permanente del te amo, pero tú no / me amas, pero yo no… y, en cualquier caso, prends garde à toi!