http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/06/catalunya/1415297398_560530.html

Carlos Jiménez Villarejo publica el artículo que acabo de enlazar en EL PAÍS. A quienes lo lean les recomiendo que abandonen por un instante la “religión” en la que creen: la Catalunya independiente o la España imperial. Y que, después, piensen que la construcción de una sociedad democrática es el largo camino recorrido (y el que queda por recorrer) por la senda del Derecho. Que reconozcan, finalmente, que la conquista más valiosa que poseemos es una democracia representativa (aunque imperfecta) de la que emanan leyes que han de guardarse y hacerse guardar.

Una vez leído el artículo, mi ruego es que la respuesta no consista en un insulto personal al autor, sino en una razonable crítica de las ideas expuestas. Debería ser pacífica la opinión de que Villarejo es un jurista, con el que se puede coincidir a veces y otras no, lo que constituye la esencia del Derecho, pero que escribe con claridad y con sencillez. Su artículo es mil veces más convincente, fundado y sensato, y tiene un contenido mil veces más demócrata radical, que el parco, confuso y mal escrito documento aprobado hoy por el “Pacte Nacional pel Dret a decidir”.