De acuerdo con el Tratado y con la tradición instaurada por el anterior Presidente. la Comisión recibirá el próximo 2 de junio a los representantes de las organizaciones europeas de naturaleza filosófica y no confesional. Un grupo reducido de personas representarán el sentir de los librepensadores, descreídos, heterodoxos, y demás disidentes de las adscripciones religiosas tradicionales y trasladarán al gobierno europeo su forma autónoma e independiente de sentir y de razonar. Merecerá la pena analizar si la ocasión ha sido bien aprovechada por los invitados a asistir. No es una fiesta ni un encuentro protocolario, sino el momento para defender los valores del humanismo.