Sobre la sentencia del Tribunal Constitucional relativa a la Hacienda Pública catalana no han dicho más que tonterías los unos (“anulada la Hacienda catalana”) y los otros (“duro golpe a la Hacienda catalana”). Lo único que dice la sentencia es que el acceso a la función pública ha de hacerse mediante concurso en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos de España, aunque ha de leerse “de la Unión europea”, lo que resultaria incompatible con el acceso privilegiado a la Hacienda catalana de los actuales inspectores de Hacienda destinados por el Estado a Cataluña. Esto último sólo podría acontecer por la vía del traspaso de competencias.Una tesis irreprochable, que no tiene nada que ver con el grado de “soberanismo” del lector.