Una cuestión de educación y de respeto: no toser en los conciertos es tan sencillo como tener unos caramelos a mano. Es igual de sencillo que desconectar el móvil o no hacer fotografías. Y digo desconectar el móvil, porque a quienes lo consultan durante un concierto se les ilumina la cara y molestan…