You are currently browsing the tag archive for the ‘universitat’ tag.

Del preámbulo del Decreto-Ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo:

Por su parte, en el ámbito de las Universidades se determina la actividad docente a desarrollar por el personal docente e investigador de las Universidades…

Anuncis

Suscitat breument a l’equip rectoral el debat sobre les raons de que el 28 de gener sigui, sorprenentment, festa a tots els efectes a la Universitat de Barcelona –fins a l’extrem de que es tanquen els edificis-, em faig algunes reflexions, de les que he fet partícips als companys d’equip.

Malgrat la tradició medieval de la festivitat de Sant Tomàs el 7 de març –lligada a l’incardinació eclesiàstica de la Universitat-, la Universitat de l’Estat, la que intenta néixer durant el trienni liberal, i la que ha d’esperar fins la Reial Ordre de 29 d’octubre de 1836, per la que es restaura, precisament, la Universitat de Barcelona, és una universitat que lluita per alliberar-se de la tutela de la religió i cerca la llibertat de la ciència.

Suprimida la festa de Sant Tomàs per la república  democràtica, es reinstaurada pel nacional-catolicisme. Així, l’article 6è de la Llei de 29 de juliol de 1943 va imposar que la Universidad española se coloca bajo la advocación y patrocinio de Santo Tomás de Aquino, el día de cuya fiesta no será lectivo y se solemnizará con actos religiosos y académicos… L’exposició de motius de la Llei explica que además de reconocer los derechos de la Iglesia en materia universitaria, [la Ley] quiere ante todo que la Universidad del Estado sea católica. Todas sus actividades habrán de tener como guía suprema el dogma y la moral cristiana y lo establecido por los sagrados cánones respecto de la enseñanza. Por primera vez, después de muchos años de laicismo en las aulas, será preceptiva la cultura superior religiosa… Angoixant precedent en aquesta època d’integrismes… [per cert, va ser per aquella època fosca que el rector Luño Peña va situar la Immaculada Concepció al Paraninf, al lloc reservat al Rei; novament la religió per damunt de l’Estat].

Ni la Llei del 43, doncs, tancava els edificis! Hauríem de recuperar la normalitat de les coses, considerar el 28 de gener com un dia qualsevol, evitar aquesta situació absurda d’una jornada laborable amb la universitat tancada, i, respectar, simplement l’evocació tradicional del patronatge històric, sense cap altra conseqüència pràctica, atès que ara coincideix amb un període d’exàmens.

 

Señor Director de LA VANGUARDIA,

 

Leo con asombro la carta de don Luis Picas Jufré el 21 de marzo con el título “inactividad universitaria”. Mi asombro se debe a ver reflejados en esa carta los argumentos típicos de la mayoría silenciosa estudiantil, que contempla impávida el decurso de los acontecimientos, que asiste a las Facultades y Escuelas a preguntar “si hay clases”, que protesta vaga y tímidamente, si lo hace. Ya era hora de que algún miembro de esa “mayoría silenciosa” se decidiera, por lo menos, a escribir. Pero en la carta del compañero se desliza esa actitud timorata de la esperanza “en mejores tiempos”. El amigo Luis olvida que ya no es tiempo de lamentaciones jeremíacas. Que los mejores tiempos no vienen por arte de magia. Es momento de construir. Si la universidad está dominada por unas minorías organizadas no representativas (que es la antítesis de la democracia que propugnan) es porque el resto de los estudiantes prefiere pasar los días en la biblioteca, en el bar o en las pistas de Baqueira. No juzgo su actuación… pero, luego, que no se quejen. La Universidad está experimentando un proceso democratizador irreversible, pero a él son ajenos la casi totalidad de los alumnos. Entonces, ¿qué democracia es ésta?

 

Señor Director, nada más lejos de mi intención, sin embargo, que atacar hoy y ahora a esos que llamamos “grupos organizados”, públicamente conocidos y oficiosamente semitolerados. Ellos lluchan por sus ideales -y en eso son admirables- y contribuyen al cambio social; lo que quiero es hacer una llamada a todos los demás que sentimos la universidad como nuestra: una llamada a la organización, una llamada a la actuación pública, superando la pereza mental, una llamada -en fin- a constituir asociaciones universitarias representativas. Con éstas y con las que ya existen, sin excluir a nadie, el panorama universitario dejaría de ser monocolor, y esos grupos permitirían un verdadero diálogo democrático, superador de la alienación de las manipulaciones minoritarias. Eso queremos todos, pero nadie se explica -como el amigo Picas- la razón de la actual situación. Quizás es que haya que hablar menos…

 

[Carta publicada en LA VANGUARDIA el 10 de abril de 1975, cuya pista había perdido completamente, y que me remite Luis Picas el 11 de febrero de 2009!!!]

 

 

 

Categories

Arxiu

RSS i Marcadors Socials

AddThis Feed Button Bookmark and Share BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog